Fondo ondas azules

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ

  • Personalizar el contenido de la web en base a tu historial de compra y preferencias
  • Mostrar recomendaciones personalizadas en base a tu navegación en otras páginas web
  • Navegar por la web y utilizar funciones
  • Recuperar datos de sesión
  • Recuperar información no nominal sobre cómo los usuarios navegan en congeladosdil.com
  • Personalizar el contenido de la web en base a tu navegación
Rechazar las cookies
Aceptar las cookies
DIL-ultracongelación.jpg

Proceso de ultracongelación

Habrás notado que cuando congelas un alimento en casa, nunca queda igual que aquellos que compramos congelados en el supermercado. La razón es la diferencia en los procesos de congelación. Aquí te contamos cómo se realiza este proceso.

¿Cómo se preparan los congelados que encontramos en el supermercado?

El proceso comienza en el momento mismo de la cosecha, en el caso de las verduras. Los alimentos destinados a congelación deben ser recogidos en el punto máximo de maduración para que conserven sus nutrientes y propiedades hasta el final del proceso.

Una vez cosechados, son lavados y cortados tal como los encontrarás luego en las grandes superficies.

A continuación son sometidos a la ultracongelación, que es un proceso que consiste en congelarlos a -40 grados centígrados en un tiempo muy rápido (menos de 4 horas) y luego estabilizarlos a -18º C. Este proceso se realiza con equipos especiales de enfriamiento y normalmente se les agregan fluidos criogénicos inocuos (nitrógeno líquido y anhídrido carbónico), aptos para la industria alimentaria (y autorizados por la Directiva 89/108 de la Unión Europea). De esta forma se garantiza el bloqueo del desarrollo de bacterias y se aumenta la vida útil de los alimentos, manteniendo sus propiedades organolépticas (color, aromas, textura y sabor).

Al congelar un alimento lo que hacemos es congelar el agua que contienen (que habitualmente es el principal componente de la mayoría de frutas y verduras). Al realizar este proceso con gran rapidez y a valores muy bajos de temperatura (-40ºC), como sucede con la ultracongelación, se generan cristales de menor tamaño que no rompen la estructura celular y mantienen así todas sus propiedades nutricionales. Este proceso se completa con la estabilización del producto a temperaturas entre -35º C a -18º C. La congelación casera en cambio, realiza este proceso de una forma mucho más lenta y como máximo a -18 ºC, lo cual hace que se generen cristales mucho más grandes que rompen el tejido celular y modifican la textura de los alimentos cuando se descongelan.

Para continuar el proceso de ultracongelación, los alimentos deben mantenerse en cámaras frigoríficas en una temperatura aproximada de -35º C y luego deben ser transportados en camiones frigoríficos hasta el punto de venta para no romper la cadena de frío. Si se respetan todos los pasos del proceso, los alimentos llegan a manos del consumidor en tiempo record y manteniendo todas sus características nutricionales, lo cual convierte esta técnica en un método sumamente eficaz para ofrecer productos saludables y de calidad en cualquier época del año.

Cuando adquieras nuestros congelados verás que en las etiquetas se indica la denominación “ultracongelados” y también se incluye el número del lote, la fecha de duración del almacenamiento, la temperatura de conservación y el equipo de conservación necesario para cada producto.

Recuerda también que es muy importante tu papel al final del proceso: cuando adquieras congelados, si es posible, acude al punto de venta con una bolsa térmica especial para no exponer los productos a cambios de temperatura que rompan la cadena de frío y comiencen el proceso de descongelación. Además, debes volver a ponerlos en tu congelador a la mayor brevedad posible.

Recuerda que comprar alimentos congelados es una buena forma de comer saludable y ahorrar tiempo y en la cesta de la compra.

Congelados Dil. Congelados selectos desde 1967. (Castellón - Valencia).

Fondo azul ondas

CONTACTO

CASTELLÓN

Avda. Hermanos Bou, 247

12003 Castellón

964 225 050

comercial@congeladosdil.com

VALENCIA

Carrer dels Fusters, 21

P.I. Els Mollons

46970 Alaquàs · Valencia

Logo Generalitat Logo Ivace

Proyecto realizado con ayuda del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) acogido al programa de ahorro y eficiencia energética en la industria

Proyecto cofinanciado por los Fondos FEDER, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020

Sello Unión Europea

© Copyright 2020 Congelados Dil

by Boreal Open Systems - Agencia Digital 360º
Fondo azul ondas
Logo Generalitat Logo Ivace

Proyecto realizado con ayuda del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) acogido al programa de ahorro y eficiencia energética en la industria

Proyecto cofinanciado por los Fondos FEDER, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana 2014-2020

Sello Unión Europea

Una manera de hacer Europa

CONTACTO

CASTELLÓN

Avda. Hermanos Bou, 247

12003 Castellón

964 225 050

comercial@congeladosdil.com

VALENCIA

Carrer dels Fusters, 21

P.I. Els Mollons

46970 Alaquàs · Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

© Copyright 2021 Congelados Dil

by Boreal Open Systems - Agencia Digital 360º